El rico legado cultural de La Alpujarra es fruto de todos los pueblos que han pasado por ella, cada una de las cuales ha dejado en la comarca su impronta cultural. 

Ello ha dado lugar a curiosas fiestas y ceremonias, singulares tradiciones y juegos, originales coplas y danzas o cautivadores cuentos y leyendas.

 

USOS SOCIALES, RITUALES Y ACTOS FESTIVOS

Algunas tradiciones son comunes para toda la comarca, aunque existe una enorme riqueza local en cuanto a festividades y costumbres. 

Fiestas y ferias

La Alpujarra celebra infinidad de actos festivos. Junto a las celebraciones más populares, existen otras de carácter temático. A continuación aparece una selección:

- Fiestas patronales 

- Cruces de Mayo

- Fiestas de Moros y Cristianos 

- Fiestas de los Chiscos 

- El Entierro de la Zorra 

- Feria de Otoño o Fuente del Vino 

- Fiesta del Agua y el Jamón

- Fiesta de San Marcos 

- "La Nochevieja en agosto"

 

LA VARIEDAD GASTRONÓMICA

La gastronomía, rica y variada, es bastante generalizada, aunque también existen platos típicos en cada pueblo. 

Se basan fundamentalmente en los productos agrícolas y ganaderos de la zona. Ricos en calorías, tienen en el aceite de oliva, el trigo o los alimentos derivados del cerdo algunos de sus componentes esenciales. 

La cocina alpujarreña está influenciada por las diversas culturas que se han sucedido en la comarca. Ya en la Prehistoria se consumían frutas, cereales y miel. Los romanos introducen una gran cantidad de alimentos, a los que se une la rica gastronomía andalusí, que se completará con las tradiciones cristianas.

Platos típicos alpujarreños 

PUCHEROS, POTAJES Y OLLAS. Puchero de hinojos, de cardos o de coles. Potajes variados (de castañas, de hinojos, etc.). Olla de San Marcos, olla de Palva, olla Gitana.

CARNES.  Cerdo, conejo, liebre, choto, aves de corral, carne de caza, cordero. Se cocinan al ajillo, en enfritá o en escabeche.

ENSALADAS. Remojón, salpicón, moho, tascaburras, etc. 

SOPAS. De ajo, de habas, de espárragos. Gazpacho y ajo blanco. Sopa alpujarreña (con almendras picadas). 

MIGAS. Migas de pan y de sémola, con engañifa (longaniza, tocino, morcilla), melón o pimientos asados.

GACHAS. Gachas de leche con costrones, gachas de verano, gachas picantes, gachas de caldo "colorao".

PESCADO. Trucha a la alpujarreña.

 

El plato alpujarreño

Es el plato típico de la La Alpujarra, tanto granadina como almeriense. Los constituyen los productos más representativos de la comarca: papas a lo pobre, huevos fritos, morcilla, chorizo, jamón y lomo. Existen variaciones según la zona.

 

La matanza del cerdo

El cerdo se considera la piedra angular de la gastronomía alpujarreña. La tradición de la matanza ha formado parte de la economía familiar de forma permanente, realizándose en cada familia todos los inviernos, por Navidad. Es un día de carácter festivo para compartir en familia.

Los cerdos son criados con productos del campo y sobras de la casa, de forma natural y ecológica. Los embutidos se elaboran de forma artesanal.

 

La repostería alpujarreña

De tradición andalusí, cuenta con exquisitas y originales variedades que tienen entre sus ingredientes principales los huevos, la harina, el azúcar, la miel o las almendras.

Entre ellas se encuentra el turrón, los soplillos, el pan de higo, el queso y la tarta de almendras, los buñuelos, los bollos de aceite, los hornazos, los roscos de mil variedades, los mantecados, los borrachillos, los huesos de santo, la torta de lata o los mulhacenes. 

 

Vinos alpujarreños

Existen en la comarca varias menciones de Vino de La Tierra: Vinos de la Tierra Cumbres del Guadalfeo, Vino de la Tierra Laujar-Alpujarra, Vino de la Tierra Ribera del Andarax. Mantienen el cultivo y la elaboración artesanal.

 

Queso

Elaborado de forma artesanal, es de cabra o de oveja, en ocasiones mezclado. Puede encontrarse en aceite y aderezado con hierbas aromáticas.

 

MIGAS ALPUJARREÑAS

Ingredientes

- 2 vasos de agua

- 4 tazas de harina de sémola

- Sal

- 1-2 ajos

- 2-3 cucharadas de aceite

 

Acompañamiento

- Panceta

- Longaniza

- Cebolla asada

- Ajos asados

- Pimiento verde frito

- Tomate seco frito

- Pescado asado o seco

- Ensalada

- Gazpacho

- Aceitunas

- Vino

 

Preparación

1. Poner en una sartén aceite y el ajo troceado y freír. Dejar enfriar.

2. Añadir agua caliente y sal.

3. Añadir al agua hirviendo la harina de sémola poco a poco. Remover con la rasera hasta amasarla bien.

4. Continuar moviendo entre ½ hora y ¾ de hora, a fuego lento, hasta que obtener pequeñas bolitas doradas.

 

EL PATRIMONIO MUSICAL

En la música tradicional de la Alpujarra, al trovo se unen los villancicos mozárabes, los bailes y cantares de ánimas, los remerinos, las serenatas, el canto mulero o la parranda, entre otros. Se complementan con trajes e instrumentos tradicionales.

El Festival de Música Tradicional de La Alpujarra, que se celebra anualmente, ofrece la posibilidad de acercarnos a prácticamente todos los campos de la tradición folclórica de la comarca.

 

El Trovo alpujarreño

Es la composición poético-musical más emblemática de La Alpujarra. Consiste en improvisar versos, generalmente quintillas, entablando una discusión dialéctica entre dos troveros sobre un tema propuesto. Puede estar acompañado por música (guitarra, bandurria, violín) y ser objeto de baile en mudanzas y robaos. La danza característica utilizada con el trovo es el fandango (el trobo bailao). 

 

Bailes o danzas

Aunque cada pueblo tiene su baile, las principales manifestaciones y más frecuentes son el robao (los bailaores cambian de pareja, que se van quitando unos a otros) y la mudanza (un grupo de personas ejecutan una danza, en la que un cortejador baila entre sus compañeros).

 

MITOS, CUENTOS Y LEYENDAS

Por medio de la tradición oral se han transmitido, permaneciendo casi intactos a lo largo del tiempo, mitos, cuentos y leyendas que cuentan hazañas, batallas y amoríos, recordando a personajes importantes.

Entre las leyendas más conocidas se encuentran la Leyenda de la Tumba de Muley Hacen, las Leyendas de La Laguna de Vacares o la Leyenda del castaño y los seis escuderos con sus caballos.

 

LEYENDA DE LA TUMBA DE MULEY HACEN

Cuenta la leyenda que Muley Hacen, desgraciado sultán del Reino Nazarí, vencido y destronado por su hijo, que seguía las órdenes de la despechada Aixa, se ocultó en algún lugar de Sierra Nevada. Lo acompañó Zoraya, su esposa preferida. Entonces le rogo que, cuando le llegase la muerte, lo enterrase en las entrañas de la sierra, en alguna zona olvidada y desconocida. Allí donde nadie pudiese llegar conseguiría el descanso eterno. No tendría paz si se sabía cerca de la maldad humana o de cuerpos inertes de extraños. Llegado el momento, Zoraya y los hijos de ambos cumplieron su voluntad, llevando su cuerpo al lugar más alto e inaccesible de Sierra Nevada para darle sepultura. A partir de entonces y en honor al desafortunado sultán, el pico sería conocido como Mulhacén.