Como parte del Patrimonio Cultural, está integrado fundamentalmente por bienes muebles (objetos) e inmuebles (estructuras), que constituyen un valor histórico. Su conocimiento está asociado a la Arqueología, que utiliza metodologías y técnicas especializadas.

Todas las culturas que han pasado por La Alpujarra han dejado huellas de su existencia en los lugares donde ha tenido lugar cualquier tipo de actividad humana, legándonos un variado y abundante registro arqueológico. A continuación presentamos una selección del mismo.

 

LOS YACIMIENTOS NEOLÍTICOS

Aportan abundante registro cerámico (de diferentes tipologías y motivos decorativos) y lítico (hojas, hachas y hazuelas, elementos de adorno). En el caso excepcional de la Cueva de los Murciélagos destaca el registro orgánico, constituido por un conjunto de piezas realizadas en esparto (cestos, sandalias, esteras).

Asentamientos localizados en cueva

- Cueva de los Murciélagos (Albuñol)

- Cueva de las Campanas y Sima de los Intentos (Gualchos)

- Cueva de la Rochila  (Gualchos-Castell de Ferro)

Asentamientos localizados al aire libre 

- Guainos Alto (Adra)

- Cerrillo de la Gobernadora  (Beninar)

Necrópolis

- Necrópolis de Cerro Cánovas (Berja). Cultura de Almería.

 

LOS YACIMIENTOS DE LA EDAD DEL COBRE

Se localizan tanto en Granada como en Almería. Los asentamientos fortificados, tipo Millares, aportan restos de murallas, de torreones o de fortines junto a estructuras habitacionales y abundante material arqueológico, como cerámica (fuentes, ollas, platos), industria lítica de sílex (puntas de flecha y hoces), molinos de mano, telares u hornos. Pueden estar asociados a necrópolis, constituidas por tumbas colectivas con ajuar, tipo “tholos”.

Poblados

- Las Juntas (Abla)

- Los Millares (Santa Fe de Mondújar)

Necrópolis

- Los Milanes  (Abla)

- Necrópolis de Balsaplata ( Berja)

 

LOS YACIMIENTOS DE LA EDAD DEL BRONCE

Destacan los asentamientos vinculados a la Cultura de El Argar. Suelen situarse en posiciones estratégicas y entre el registro arqueológico vinculado a ellos se encuentran estructuras de carácter defensivo y estructuras habitacionales, junto  a los elementos propios del registro material (cerámica, utensilios metálicos). Las necrópolis forman parte de los poblados y en los enterramientos suele aparecer algún tipo de ajuar.

Asentamientos

- Cerro de Benejí (Berja)

- Cerro del Pantano (Berja)

- El Cerroncillo (Dalías)

- Peñón de la Reina (Alboloduy)

 

LOS YACIMIENTOS IBÉRICOS, FENICIOS, GRIEGOS Y CARTAGINESES

Los pueblos prerromanos autóctonos terminan convergiendo en la Cultura Ibérica, ocupando ampliamente la comarca de La Alpujarra. Los asentamientos se suelen ubicar en una indudable posición estratégica,  sobre espacios amesatados. Presentan restos de diversas construcciones, destacando las estructuras defensivas. 

Los yacimientos arqueológicos vinculados a los fenicios, los griegos y los cartagineses son escasos. Los fenicios crearon numerosas colonias o factorías y, al parecer algunas se ubicaron en esta comarca. Fueron los posibles fundadores de, por ejemplo, Abdera (Adra). Según Estrabón, los griegos crearon una colonia llamada Ulissea, de la que puede derivar la actual Ugíjar. 

El área de influencia de los cartagineses también incluye La Alpujarra, donde destacan las zonas de costa, como Abla, junto a algunos asentamientos en altura, como el de Cáñar.

Asentamientos

- Cerrillo Rigualte (Berja)

- El Cerrón (Dalías)

- Cerro de las Minas (Cáñar)

 

LOS YACIMIENTOS ROMANOS

La ocupación romana se hizo importante en Abla y otras localizaciones cercanas. Se trata básicamente de emplazamientos dispersos de carácter minero y agrario, con restos de estructuras habitacionales, monumentos funerarios (Abla), termas (Alhama de Almería) y abundante registro material, destacando la cerámica dispersa, los candiles, las lucernas o las tégulas. A ellos se unen las calzadas (La Vía Augusta pasaría por Adra y Albuñol), los puente, los acueductos (Abrucena), las lápidas (Fiñana) o algún anfiteatro (Villavieja, Berja). También curiosos restos de su actividad agrícola (como la prensa de aceite en Montenegro, cerca de Yegen) y minera (lingote de plomo de Canjáyar).

Algunos asentamientos romanos fueron abandonados antes del inicio de la Edad Media, mientras que otros continuaron ocupados en el periodo islámico. Determinados lugares, que coinciden con yacimientos altomedievales (emirales y califales), presentan materiales romanos. Así, se ha detectado cerámica romana en yacimientos ocupados en época islámica. Es el caso del Fuerte de Jubiles o Piedra Fuerte de Yégen. En Cala Rijana (Castell de Ferro) también se han localizado restos de cronología romana.

Asentamientos

- Conjunto Arqueológico del Oppidum de Alba Bastetanorum (Abla)

- Mina de la Sierrecilla (Berja)

- Cortijo Cecilio (La Heredad, Fiñana)

- Peñón Hundido (Lobras-Cástaras)

- La Loma de las Ventillas (Berja)

 

LOS YACIMIENTOS TARDORROMANOS. PALEOCRISTIANOS Y VISIGODOS

El patrimonio histórico-artístico y la sobriedad de los enterramientos, vinculados a pequeños poblados, nos hablan de la revolución ideológica que significó la temprana cristianización. Llama especialmente la atención el sarcófago paleocristiano de Alcaudique (La Jarela, Berja), que presenta un rico friso con escenas del Nuevo Testamento. Las  necrópolis suelen estar formadas por tumbas en fosa, excavadas en el terreno, normalmente delimitadas por lajas de piedra y sin ajuar.

Los visigodos dejan en la zona enterramientos y algún templo, como el ubicado en el terreno de la actual ermita de San Sebastián, en Órgiva.  

Necrópolis

- Necrópolis de El Bancal del Moro (Huéchar-Alhama-Santa Fé)

- Necrópolis de El Pago (Órgiva)

- Necrópolis del Camino de Santa Rita  (Benecid, Fondón)

 

LOS YACIMIENTOS MEDIEVALES

Tanto los mozárabes como los musulmanes han dejado en La Alpujarra importantes restos de su paso. Algunos todavía en uso, no son considerados yacimientos arqueológicos. Y es que muchas construcciones actuales, o parte de ellas, tienen su origen en la Edad Media. Es el caso de algunas viviendas tradicionales.

En otras ocasiones, contamos con restos de ocupaciones medievales que sí son considerados yacimientos arqueológicos. Aportan restos de estructuras o cultura material y pueden estar asociados a enclaves de carácter religioso, defensivo, productivo o habitacional. Existen zonas con restos arqueológicos en Laroles, Ugíjar, Murtas o Válor. Destacan las cuevas-silo, cuevas artificiales medievales utilizadas como almacén. Otros muchos asentamientos, como ha ocurrido con diversas alquerías, se han perdido o han sido desmantelados.

Los elementos pertenecientes a la arquitectura religiosa y defensiva aparecen individualizados en la Sección Patrimonio Arquitectónico.

El caso del Tesoro de Bentarique (Alpujarra Almeriense, valle del Andarax) es excepcional. Está constituido por un conjunto de joyas de oro y piedras preciosas del siglo XV (dos ajorcas o brazaletes repujados, un collar de filigrana, nueve collares de aljófares con un medallón de oro, dos brazaletes de plata y un collar de piedras de colores), que aparecieron en el interior de una vasija de cerámica.

Asentamientos

- Asentamientos de carácter defensivo

- Asentamientos de carácter religioso

- Cuevas del Tajo de los Moros (Alhama de Almería)

- Cuevas del Tajo de las Ventanas (Válor)

- Terrera de la Cará (Ugíjar)