Dentro del extenso y diverso Patrimonio Agroindustrial alpujarreño, los bienes edilicios, la maquinaria y los aperos de labranza se unen a los paisajes y las actividades propias de las agroindustrias.

 

APEROS DE LABRANZA

Se definen como las herramientas usadas por los agricultores en las diversas labores del campo. Generalmente, cada una de estas actividades tiene asignado un tipo de utensilio característico, del que pueden existir variables.

 

HERRAMIENTA USO
Alicates, Tijeras Recolección, poda y limpieza
Amocafre Tratamiento de la tierra
Arado Labrado de la tierra
Azada, azadón Tratamiento de la tierra
Biergo Procesado de la paja
Escardillo, escardilla Tratamiento de la tierra
Espuerta Transporte y almacenamiento
Guadaña Labores de siega
Herpil Transporte de productos
Hacha Tala y procesado de la madera
Horca Procesado de la paja
Hoz Siega
Rastrillo Procesado de la tierra
Serón Transporte de productos
Trillo Trilla
Aperos de labranza. Tipología básica

 

CONSTRUCCIONES Y MAQUINARIA 

Molinos

Cuando hablamos de molinería nos referimos a un extenso campo de estudio que incluye un amplio conjunto de máquinas, artilugios o artefactos movidos por energías tradicionales, como el agua o el viento. Existen tantos molinos como productos a ser molidos.

Almazaras

Son molinos de los que se obtiene, principalmente, aceite de oliva. Pueden ser individuales o colectivos. En la comarca existen unas 70 almazaras antiguas.

La transición de la almazara de sangre a la hidráulica posiblemente se produjo en el período de al-Ándalus. También en La Alpujarra, esta mantenía la tipología romana de los primeros molinos, basados en una piedra fija o solera sobre la que giraba la muela cilíndrica o rollo. Existen ejemplos en Lújar o Huéchar. Antes de la llegada de la electricidad, las muelas cilíndricas son sustituidas por las muelas troncocónicas o rulos, de tracción animal y más tarde mecánica. 

En cuanto a la maquinaria propia de la fase de prensado, también existen varios ejemplos. Entre ellos, tradicionales prensa de viga.

Molinos hidráulicos

Instalaciones que utilizan la energía hidráulica como fuerza motriz, proporcionada por el caudal de ríos, arroyos o acequias y destinadas en la zona a la molienda de cereal fundamentalmente. Aunque el origen del molino hidráulico se remonta a períodos anteriores, será en época medieval cuando se generalice su uso, incluyendo mejoras tecnológicas y produciéndose un gran desarrollo tipológico.

En cuanto a su tipología, puede ser de rueda vertical o aceña y de rueda horizontal o de rodezno. Este último, el más frecuente, emplea unos elementos que aumentan la altura de caída del agua, y con ello su fuerza o presión a la hora de impulsar las ruedas hidráulicas, dando lugar a molinos de cubo o de rampa. 

A los tradicionales molinos medievales, con el tiempo, se van incorporando múltiples innovaciones técnicas, que culminan con la llegada de la electricidad. El final de toda esta evolución está representado por las fábricas harineras, como las de Alhama de Almería o Laujar de Andarax.

Existen conjuntos molinares en el río Laroles, barranco de los Molinos de Juviles, Berja, Abla, Abrucena y Berja. Además, se localizan molinos en diversos puntos de la comarca, como Cádiar, La Tahá, Juviles, Laroles, Pampaneira, Alhama de Almería y un largo etcétera.

Molinos de viento

Utilizan la energía eólica para su funcionamiento, un recurso para obtener fuerza motriz en las zonas de secano o en lugares alejados de las corrientes de agua. El molino de viento de la comarca consiste en una estructura de torre cilíndrica de base circular, realizada en mampostería y rematada con cal, con cubierta cónica de madera. Por un lado de la caperuza se abre una especie de tronera por donde asoma el eje, que sostiene las aspas. La sala de molienda se sitúa en la planta alta, albergando la maquinaria.

Se localizan molinos de viento en Darrícal, Félix o Murtas. Y en las sierras de Gádor, Contraviesa y Lújar. Fueron utilizados para moler diferentes cereales, mineral, corcho, etc.  Incluso para generar electricidad.

 

Lagares

Espacios donde se desarrolla los procesos de molienda o pisado y prensado o estrujado de la uva. De diferentes tamaños, en función de la extensión de los viñedos, pueden estar asentados en casas o cortijos. 

La infraestructura de un lagar tradicional consiste básicamente en una solería impermeabilizada con una leve pendiente, donde se realiza el pisado de la uva (proceso que realizará la estrujadora a partir del siglo XIX), previo al despalillado y prensado posteriores. Existen diferentes tipologías de prensas, que van desde la de viga hasta la de jaula. 

Localizaciones: Alboloduy, prensas en Albuñol, Albondón, Polopos, Lobras, cádiar,Ohanes, Mecina Bombarón.

 

Hornos de pan

Los tradicionales, como el de Atalbeitar (La Tahá), son conocidos en la comarca como hornos morunos. Se trata de construcciones abovedadas de mampostería o ladrillo, recubiertas normalmente con barro o adobe y colocadas sobre una plataforma sobreeelevada. Se ubican en el interior de las casas, en los tinaos o directamente en el exterior. Pueden ser de uso individual o colectivo. 

Herederos de la tradición (de tiempos romanos y medievales) de elaborar pan con la harina de diferentes cereales, mantienen la artesanía del pan cocido a la leña.