La construcción de la morfología actual de Andalucía y de sus rasgos geográficos es consecuencia de un conjunto de cambios paleogeográficos, que parten del Precámbrico y llegan hasta nuestros días.

Formando parte de ella, la Alpujarra es una abrupta región montañosa y de profundos valles y barrancos, que se extiende desde la vertiente sur de Sierra Nevada hasta  la Sierra de Lújar, la Sierra de la Contraviesa y la Sierra de Gádor, llegando hasta el Mar Mediterráneo. Se encuentra repartida entre las provincias de Granada y Almería y al sur de las mismas. De esta forma, la Alpujarra Granadina limita al este con la Alpujarra Almeriense. El Puente de Tablate se define como el extremo occidental de la comarca alpujarreña.

Estructuralmente, la Alpujarra es un gran sinclinal de orientación Este-Oeste, que forma un gran valle longitudinal.  

Hidrográficamente, la comarca es una zona muy rica. A los ríos Guadalfeo, Andarax y Grande de Adra se unen pequeños cursos fluviales, afluentes como el Mecina, el Trevélez, el Poqueira, el Lanjarón, el Laroles, el Boyárcal, el Alcolea o el Río Chico.

Las aguas del macizo de Sierra Nevada son de una gran calidad, tanto las superficiales (procedentes de deshielos) como las subterráneas. Entre las últimas destacan las termales y mineralizadas, como las surgencias de Lanjarón. Existen, además, aguas ferruginosas como las de Fuente Agria (Pórtugos) o Sonsoles (Pampaneira).

 

ALPUJARRA ALTA, MEDIA Y BAJA

Frecuentemente, se establece una división de la comarca utilizada básicamente a nivel descriptivo, no teniendo relación con otro tipo de consideraciones.

Alpujarra Alta  

Comprende las laderas sureñas de Sierra Nevada y el Alto Andarax. En ella se sitúan las localidades situadas a una altitud próxima a los 1.000 metros, donde destaca el clima frio propio de la alta montaña.

Poblaciones de la zona son, entre otras muchas, Laujar de Andarax, Pitres, Mecina Bombarón, Yegen, Válor, Canjáyar, Bayárcal o Almócita.

Entre su diversidad paisajística destaca el Barranco del Poqueira, con Pampaneira, Bubión y Capileira. 

Alpujarra Media

Está representada por la pequeña cadena montañosa paralela, intermedia entre Sierra Nevada y el río Guadalfeo. Puede ser incluida en la Alpujarra Baja. Como consecuencia del abrigo de la depresión longitudinal, el clima de la zona no es tan extremo. 

A ella pertenecen poblaciones como Tímar, Lobras, Cástaras o Nieles. 

Alpujarra Baja 

Se refiere a la zona inferior de la comarca, comprendiendo el Valle del Guadalfeo, la Sierra de Carchuna, la Sierra de la Contraviesa, la Hoya de Berja, la Sierra de Gádor y el Campo de Dalías. En ella se hacen perceptibles las influencias del clima suave y húmedo de la costa.

Incluye, entre otros, a pueblos como Órgiva, Ugíjar, Cádiar, Torvizcón, Adra, Berja, Dalías, El Ejido, Enix, Felix, Aguadulce o  Gualchos.

 

LAS MONTAÑAS

La Alpujarra presenta una parte de su territorio dentro del macizo montañoso de Sierra Nevada, que se encuentra integrada en el Sistema Penibético, formado en el plegamiento alpino. Muchas de sus cumbres se sitúan por encima de los 3.000 metros de altitud y en ella se halla la máxima altura de la Península Ibérica, el Mulhacén, con 3.482 metros, al que le sigue el Veleta. La línea de cumbres de 3.000 metros se cubre de nieve en invierno, existiendo varios puertos de montaña, que comunican la Alpujarra con el Marquesado. A causa de su aislamiento y altitud, ha quedado como refugio de numerosas especies vegetales y animales de carácter endémico. 

Las lagunas glaciares de Sierra Nevada constituyen un importante conjunto de humedales de geomorfogénesis glaciar. Aparecen por encima de los 2.000 metros, dentro del territorio de los esquistos metamórficos (pizarra) y surgen en la primavera, a causa del deshielo, desapareciendo generalmente en verano (aunque algunas de ellas son de aguas permanentes). 

La Sierra de la Contraviesa, paralela a Sierra Nevada, de la que la separa el río Guadalfeo, está constituida por cerros más bajos. La Sierra de Lújar, por su parte, se presenta como un macizo transversal independiente. Completa el conjunto la Sierra de Gádor, al este. Además, en el interior existen numerosas sierras de menor entidad.

 

LOS VALLES

Los valles de La Alpujarra destacan por su fertilidad. Los ríos de la comarca les aportan agua constantemente y es por eso que sus habitantes, a lo largo de la historia, los han aprovechado para ubicar en ellos una amplia red de pequeños cultivos. 

El eje vertebrador de la comarca es el valle formado por las cuencas de los ríos Guadalete y Andarax, estructurado en dirección este-oeste.

La vertiente sur de las sierras costeras y la zona este de la comarca destacan por su aridez.

 

LA COSTA

Con más de 120 kilómetros de longitud, la costa alpujarreña es uno de los tramos más bellos y menos modificados del litoral mediterráneo andaluz. Salpicada de pequeñas calas de aguas transparentes, constituye una de las partes más prósperas de la comarca, por su agricultura de invernadero y por el interés turístico de sus playas. Destacan localizaciones como Almerimar, Adra, Castell de Ferro o Motril.

 

CARACTERÍSTICAS CLIMÁTICAS

Se encuentran determinadas por la situación de la comarca en el sureste peninsular, su disposición paralela a la costa y la existencia de grandes diferencias de cota en unas distancias relativamente cortas. 

Así, la variedad climática oscila desde el clima subtropical de la costa mediterránea,  con temperaturas acusadas y escasez de lluvias, hasta las condiciones climáticas extremas típicas de las zonas de alta montaña, con mayores precipitaciones y bajas temperaturas.